For complete results, select the county where you live or where your case is filed:

Select county
x
x

La discriminación en el alquiler de viviendas

Contents

    Los inquilinos están protegidos de la discriminación ilegal de vivienda. Este artículo explica quién está protegido, y de qué están protegidos. Es una guía tanto para propietarios como para inquilinos.

    Discriminación es tratar a una persona injustamente o tratar a algunas personas de manera distinta.

    ¡Advertencia! Este artículo es solo una guía general. Las leyes locales, que se llaman ordenanzas, varían mucho. Consulte las leyes que se aplican a su caso.

    ¿Qué protecciones tienen los inquilinos?

    En Michigan, un propietario no puede discriminar contra inquilinos por su:

    • Religión

    • Raza

    • Color

    • Origen nacional

    • Edad

    • Sexo

    • Condición familiar o estado civil

    • Discapacidad

    En algunas partes de Michigan, las leyes locales pueden proteger a los inquilinos de la discriminación por:

    • Orientación sexual

    • Embarazo

    • Si reciben beneficios públicos

    • Si tienen VIH

    • La fuente de sus ingresos

    • Ser estudiante

    Acciones ilegales

    Los actos de discriminación incluyen:

    • Negarse a vender o alquilarle a un inquilino

    • Negarse a permitir que un posible inquilino vea una propiedad

    • Dar un precio distinto para una vivienda o pedir diferentes pagos

    • Cambiar los términos, las condiciones o los privilegios en un contrato de alquiler

    • Decirle a alguien que no hay unidades en alquiler disponibles cuando no es la verdad

    • Decirle a alguien que una unidad específica no está disponible cuando no es la verdad

    • Negarse a hacer modificaciones por una discapacidad, a menos que hacerlo significaría una carga significativa para el propietario

    • Desalojar un inquilino

    • Acosar, intimidar o amenazar a una persona

    Normas discriminatorias que no son obvias 

    Es ilegal tener una norma que tiene el efecto de discriminar, aunque no parezca discriminatoria cuando la lea. Por ejemplo, si el propietario hace una norma que dice que los inquilinos tienen que ser residentes del pueblo para alquilarle una vivienda, y la mayoría de las personas que viven en el pueblo son blancas, la norma podría tener un efecto discriminatorio.

    Los propietarios que alquilan sus propias viviendas pueden discriminar

    Estas reglas no se aplican a las personas que venden o alquilan sus propios hogares, si:

    • Alquilan una propiedad con un máximo de cuatro unidades y viven en una de las unidades

    • Son propietarios de no más de tres casas unifamiliares y

      • No usan un agente inmobiliario

      • No hacen publicidad discriminatoria

      • No vendieron otra casa en los últimos 24 meses

      • Su trabajo no es vender o alquilar viviendas

    ¿Qué tipos de discapacidades están protegidos en Michigan?

    Están protegidas las personas con discapacidades físicas, mentales y emocionales que significativamente limitan uno o más de las actividades importantes de la vida. Es ilegal discriminar basándose en estas discapacidades.

    Discapacidades protegidas

    Un propietario no puede excluir a un inquilino basándose en los pensamientos o sentimientos del propietario acerca de una persona con una discapacidad. Algunos ejemplos de discapacidades protegidos son:

    • Problemas visuales, del habla y de audición

    • Problemas de movilidad

    • Parálisis cerebral, autismo, epilepsia, esclerosis múltiple o distrofia muscular

    • Cáncer, enfermedad cardíaca, diabetes o VIH/SIDA

    • Retraso mental

    • Enfermedad emocional

    • Drogadicción u alcoholismo

    Excepciones

    Los propietarios pueden excluir a algunas personas de la vivienda basándose en su conducta. Incluyen, por ejemplo:

    • Delincuentes menores de edad

    • Delincuentes sexuales

    • Usuarios actuales de drogas ilegales

    • Personas con discapacidades que amenazan la seguridad de otras personas o dañan la propiedad

    Si la discapacidad de una persona amenaza la seguridad de otras personas o daña la propiedad, el propietario tiene que intentar de usar métodos razonables para reducir la amenaza antes de excluir a la persona.

    Animales de asistencia

    Un propietario puede restringir el acceso o cobrar cuotas por tener mascotas, pero no por los animales de asistencia. Los animales de asistencia no son mascotas.

    Hay dos tipos de animales de asistencia: animales de servicio y animales de apoyo emocional. Los animales de servicio son perros o caballos miniatura que han sido entrenados para ayudar a las personas con una discapacidad. Los animales de apoyo emocional pueden ser otros tipos de animales y no necesitan capacitación especial o autorización.

    Los edificios que están abiertos al público, como oficinas en alquiler, no pueden prohibir la entrada de perros de servicio. Un propietario puede denegar el acceso de un animal si no está entrenado para hacer sus necesidades fuera de la casa o si está fuera de control.

    Discriminación ilegal

    Es ilegal que un propietario discrimine contra un inquilino que tiene un animal de asistencia de las siguientes maneras:

    • Pedirle que pague una “cuota por mascota” o cargo similar para tener el animal

    • Pedirle al inquilino que le dé un historial médico detallado para probar que tiene una discapacidad

    • Negarse a darle una vivienda a un inquilino debido a una norma de no aceptar mascotas

    • Negarse a admitir a un animal de servicio debido a su raza, tamaño o peso

    • Pedirle a un inquilino que muestre documentación de una discapacidad evidente

    Derechos de los propietarios

    Un propietario puede pedir una nota de un médico u otro profesional médico si la discapacidad del inquilino no es evidente. Por ejemplo, si un inquilino tiene un animal de apoyo emocional, el propietario puede pedir una nota del médico del inquilino. Un propietario también puede preguntar si el animal es un animal de servicio que es necesario debido a una discapacidad, y el trabajo que realiza el animal.

    Un propietario puede negarse a permitir que ingrese un animal de asistencia si el animal es una amenaza a otras personas o a la propiedad de otras personas. Esto debe basarse en las acciones del animal, no en el temor de lo que pueda hacer el animal. Por ejemplo, un propietario no puede negarle la vivienda a un inquilino que tiene un perro de asistencia de raza pit bull simplemente porque el inquilino cree que los pit bull son violentos.

    Adaptaciones razonables y modificaciones razonables

    Una adaptación razonable es un cambio a una regla o práctica que le da a una persona con una discapacidad la misma oportunidad de usar y disfrutar una vivienda que una persona sin una discapacidad. Un ejemplo es una persona con movilidad limitada que solicita otro espacio para estacionar el carro para estar más cerca de la entrada. Otro ejemplo es una persona pidiéndole al propietario que no lo desaloje debido a una perturbación causada por un problema de salud mental, si esa persona muestra que se han tomado pasos para evitar otro incidente, como por ejemplo obtener consejería o tomar un medicamento nuevo.

    Una modificación razonable es un cambio a un edificio que permite que una persona con una discapacidad use y disfrute de la vivienda más plenamente. Incluye cambios a los espacios públicos y comunes, como por ejemplo piscinas, pasillos y entradas. Algunos ejemplos de modificaciones razonables incluyen ampliar el ancho de una puerta o agregar una rampa.

    Para obtener una adaptación o modificación razonable, un inquilino tiene que proponerle el cambio al propietario. El inquilino puede tener que mostrar que el cambio es necesario y que hay una conexión entre el cambio y la discapacidad.

    Un propietario no puede negarse a permitir cambios físicos razonables y necesarios a una propiedad, pero es probable que el inquilino tenga que pagar el costo de realizar los cambios y mantenerlos. Un propietario puede pedirle al inquilino que elimine los cambios físicos antes de irse de la vivienda, si hacerlo sería razonable.

    Si el propietario cree que una solicitud no es razonable, puede recomendar un cambio distinto, pero similar, de ser posible. Si dos cambios son equivalentemente razonables, el propietario debería permitir que la persona con una discapacidad elija cuál de los cambios quiere.

    Si un propietario y un inquilino no se pueden poner de acuerdo sobre una adaptación o modificación, el inquilino puede presentar una queja ante el Departamento de Derechos Civiles de Michigan (Michigan Department of Civil Rights) o ante el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de los EE.UU. (U.S Department of Housing and Urban Development). O, un inquilino puede presentar un caso en la corte contra el propietario. Para decidir si una solicitud es razonable, la corte se fijará en:

    • Si la carga o el costo es excesivo,

    • El beneficio y la necesidad del cambio para la persona discapacitada,

    • Si significa un cambio excesivo a la naturaleza del ejercicio comercial del propietario, y

    • La disponibilidad de otras opciones similares.

    Excepciones

    Un propietario que está alquilando su propio hogar y tiene menos de cuatro unidades en alquiler no tiene que proporcionar adaptaciones razonables. Una unidad en alquiler puede ser una casa, departamento o habitación.

    Si un edificio no tiene un ascensor, solo las unidades en la planta baja necesitan ser accesibles por silla de ruedas.

    Algunas partes de hogares abiertas al público están cubiertas por la Ley de Estadounidenses con Discapacidades (Americans with Disabilities Act, o ADA). Estas áreas incluyen albergues, áreas comunes y oficinas en alquiler. De todas maneras, los propietarios tienen que hacer cambios razonables a estas áreas si se lo solicitan.

    Condición familiar

    Un propietario no puede discriminar contra un inquilino que tiene hijos o está embarazada. Esto incluye a los padres de hijos adoptados y los tutores legales de niños. Un propietario no puede:

    • Negarse a alquilarle una vivienda a un inquilino con un hijo

    • Cobrar cuotas adicionales por tener hijos

    • Ubicar a inquilinos con hijos en un área separada del edificio

    • Negarse a permitir que un niño y una niña duerman en la misma habitación

    • Limitar la cantidad de personas en una habitación irrazonablemente.

    Un propietario de viviendas para personas mayores no está limitado por las reglas de discriminación por edad y estado familiar. Estos tipos de viviendas requieren que el 80% o más de las habitaciones estén ocupadas por personas mayores de 55 años de edad, y tienen que cumplir con otras normas.

    Estado civil

    En Michigan, un propietario no puede discriminar contra las personas porque están casadas, divorciadas o solteras. Esto significa que un propietario:

    • No puede negarse a alquilarle una vivienda a dos personas sin parentesco que quieran vivir en la misma habitación

    • No puede cobrar dos cuotas de solicitud o hacer que cada inquilino cumple con las condiciones de alquiler por separado

    • Tienen que permitir que compañeros de cuarto sin parentesco hagan cualquier cosa que pueda hacer una pareja casada

    Publicidades

    Los propietarios no pueden discriminar en sus publicidades. Las publicidades no pueden decir o dar a entender que el propietario prefiere un tipo de persona más que otro. Por ejemplo, una publicidad buscando una familia blanca es claramente discriminatoria.

    Además, publicidades que solo se encuentran en regiones específicas para dirigirse a grupos raciales o de edad son discriminatorias.

    Un propietario de viviendas para personas mayores puede dirigir sus publicidades a personas mayores de 55 años de edad. Estos tipos de viviendas requieren que el 80% o más de las habitaciones estén ocupadas por personas mayores de 55 años de edad.

    La discriminación tiene muchas formas

    La discriminación en la vivienda no tiene que estar por escrito o ser obvia para ser ilegal. Por ejemplo, es ilegal que todos los inquilinos con una silla de ruedas tengan que pagar un precio mayor. Además, algunas normas que parecen ser legales pueden ser discriminatorias. Por ejemplo, una norma que permite que solo dos personas vivan en una habitación puede discriminar a los inquilinos con hijos.

    Ejemplos de discriminación verbal

    Algunos propietarios tratan de cubrir la discriminación haciendo excusas o desalentando a posibles inquilinos que soliciten el alquiler de una vivienda. Pueden decir cosas como:

    • “Lo siento, acabamos de alquilar el último departamento”

    • “Personas que reciben ingresos por discapacidad no, solo alquilamos a las personas que trabajan”

    • “No estamos preparados para niños”

    • “Su historial de crédito no es suficientemente bueno”

    • “Un niño y una niña no pueden compartir un cuarto”

    • “Seguro que perdimos su solicitud"

    • “Si le dejo tener una mascota en la vivienda, tendré que dejar que todos tengan mascotas"

    • “Tal vez se sienta más cómodo en otro vecindario"

    • “La mayoría de las personas que viven en este edificio son profesionales"

    • “No se puede construir una rampa para acceder al edificio, no se verá bien"

    • “Ese perro no está permitido aquí, es demasiado pequeño para ayudarle”

    ¿Qué pueden hacer los inquilinos si fueron discriminados?

    Los inquilinos que creen haber sufrido discriminación pueden comunicarse con un Centro de Vivienda Equitativa (Fair Housing Center). Los centros en Michigan son: