For complete results, select the county where you live or where your case is filed:

Select county
x
x

Bienes de propiedad conjunta

Contents

    Los bienes de propiedad conjunta (que también se llaman bienes en común) son bienes que pertenecen a más de una persona. En general no se incluyen en el patrimonio de un difunto. Ejemplos de bienes de propiedad personal conjunta son si tanto usted como otra persona están nombrados en el título de un carro o si tienen cuentas bancarias en conjunto. Si fallece la otra persona, usted automáticamente obtiene la propiedad absoluta de ese bien.

    A veces la propiedad conjunta es más compleja. Si usted era propietario de un bien real con un difunto, o si es propietario de cualquier tipo de bien con un difunto y otra persona, puede ser difícil entender a quién le pertenece la propiedad cuando fallece uno de los propietarios.

    En Michigan puede ser propietario conjunto de bienes de cuatro maneras:

    • Tenencia en común

    • Tenencia conjunta

    • Tenencia conjunta con derechos completos de supervivencia

    • Tenencia de copropiedad conyugal

    Las cuatro formas de propiedad conjunta dejan al propietario sobreviviente con distintos derechos. Le puede convenir hablar con un abogado si tiene que enfrentar situaciones complejas de bienes de propiedad conjunta. Use Encuentre un abogado en este sitio web para encontrar servicios legales en su zona.

    La supervivencia y la regla de 120 horas

    La supervivencia (vivir más que su copropietario) afecta a más que solo los cuatro tipos de bienes de propiedad conjunta. También puede afectar los derechos de herencia de los herederos y legatarios. En Michigan, una persona tiene que vivir más de 120 horas después que su copropietario para que entren en vigencia los derechos de supervivencia. En general, si una persona muere durante las primeras 120 horas después de la muerte de un difunto, se considera que murió antes que el difunto. Cuando esto ocurre, pierde su interés en los bienes del difunto. Como resultado, los herederos y legatarios de la persona no recibirán una parte de los bienes del difunto. La regla de 120 horas no se sigue si:

    • Un testamento, escritura, título o fideicomiso tiene disposiciones en caso de muerte simultánea o muertes en un siniestro en común;

    • Un testamento, escritura, título o fideicomiso dice que una persona no tiene la obligación de sobrevivir por un determinado período de tiempo o especifica un período de supervivencia distinto.

    • La regla afectaría los intereses protegidos por la ley de Michigan; o

    • La regla causaría una falla o duplicación en la distribución de bienes.

    Tenencia en común (bienes reales)

    Una tenencia en común se crea cuando los bienes reales se transfieren a dos o más personas que no están casadas entre sí, y no hay referencia a la tenencia conjunta o derecho de supervivencia. Todos las personas en una tenencia en común tienen el mismo derecho de usar u ocupar todo el bien real, siempre que la tenencia siga intacta. Una vez que uno de los propietarios fallezca o venda su parte, los propietarios restantes tienen derecho solo a su parte fraccionada. La parte de cada propietario pasa a su propio patrimonio cuando fallece; no hay derecho de supervivencia.

    Este es un ejemplo:

    Roberto, María y Camila tienen una cabaña juntos como una tenencia en común. María fallece. Su 1/3 de la cabaña va a su patrimonio, no a Roberto y Camila. Roberto y Camila son propietarios de 1/3 de la cabaña cada uno.

    Tenencia conjunta (bienes reales y personales)

    Una tenencia conjunta es cuando bienes se transfieren juntos a dos o más personas. Con bienes reales, la transferencia (en general una escritura) tiene que indicar específicamente que es una tenencia conjunta. Sin embargo, cuando hay dos personas nombradas en cuentas financieras (bancarias, de crédito o de ahorros), o cuando figuran en el título de un vehículo, automáticamente tienen la tenencia conjunta del bien. El derecho de propiedad se convierte en un derecho de supervivencia cuando fallece uno de los propietarios. Esto significa que el propietario sobreviviente pasa a tener la propiedad absoluta.

    Este es un ejemplo:

    María y Camila tienen una cuenta bancaria conjunta. Camila fallece. Ahora María automáticamente es propietaria de todo lo que hay en la cuenta.

    Los bienes reales son más complicados. Si el bien se transfiere solo como una tenencia conjunta sin que se mencionen de los derechos de supervivencia el derecho de supervivencia puede ser anulada por los propietarios. Uno de los propietarios podría vender su interés en el bien real. O, todos los propietarios podrían ponerse de acuerdo en anular la tenencia conjunta, convirtiéndola en una tenencia en común. (Vea la sección sobre la tenencia en común más arriba).

    Este es un ejemplo:

    Roberto, María y Camila tienen una cabaña juntos como tenencia conjunta. Camila vende su parte de 1/3 del bien real a Juan. Esto destruye la tenencia conjunta y crea una tenencia en común. María fallece. Su 1/3 de la cabaña va a su patrimonio, no a Roberto y Juan. Roberto y Juan son propietarios de 1/3 de la cabaña cada uno.

    Tenencia conjunta con derechos completos de supervivencia (bienes reales)

    Se crea una tenencia conjunta con derechos completos de supervivencia cuando se transfieren bienes reales a dos o más personas, y el documento de transferencia (en general una escritura) habla específicamente de la supervivencia. Cuando fallece un propietario de la tenencia conjunta, su parte pasa a los propietarios restantes. Ningún propietario puede vender o transferir su interés en el bien sin el consentimiento de los demás propietarios.

    Este es un ejemplo:

    Roberto, María y Camila tienen una cabaña juntos como tenencia conjunta con derechos completos de supervivencia. María fallece. Roberto y Camila ahora son propietarios de toda la cabaña. El patrimonio de María no recibe ninguna parte de la cabaña.

    Tenencia de copropiedad conyugal (bienes reales y personales)

    Se crea una tenencia de copropiedad conyugal cuando un bien se transfiere a una pareja casada al mismo tiempo. No hace falta que la transferencia (en general una escritura) mencione la creación de una tenencia por copropiedad conyugal, o que refiera a la pareja casada como tal. Siempre que la transferencia se haga a cónyuges que estaban casados entre sí en el momento, se crea una tenencia de copropiedad conyugal.

    Este tipo de bien de propiedad conjunto casi siempre es un bien real. Pero hay algunas instancias en las cuales una tenencia de copropiedad conyugal puede incluir bienes personales, como certificados de acciones.

    Cada uno de los cónyuges tiene un derecho de supervivencia, y se presume que cada uno es propietario de todo el bien. Ninguno puede vender o transferir su interés en el bien sin el consentimiento del otro. Los acreedores de un cónyuge no pueden poner un derecho de retención en el bien. Sin embargo, si ambos cónyuges son responsables por la misma deuda, el acreedor puede acceder al bien.

    Si la pareja se divorcia, la tenencia de copropiedad conyugal se convierte en una tenencia en común, a menos que su fallo de divorcio indique lo contrario.