For complete results, select the county where you live or where your case is filed:

Select county
x
x

La disciplina en la escuela: Derechos para los estudiantes con discapacidades

Contents

    Una escuela puede suspender o expulsar a cualquier estudiante. En algunos casos, la escuela no tiene otra opción. Todos los estudiantes tienen derechos cuando son disciplinados. La disciplina se debe explicar y el estudiante debería tener la oportunidad de oponerse al castigo. El tipo de aviso y la oportunidad de oponerse depende de cuánto tiempo el estudiante estará fuera de la escuela. Los estudiantes con discapacidades tienen derechos adicionales. Esto es para asegurar que los estudiantes con discapacidades no sean suspendidos o expulsados debido a su discapacidad.

    Deber de prevenir los problemas de conducta

    Las escuelas tienen el deber de prevenir problemas que podrían resultar en la suspensión o expulsión de estudiantes con discapacidades. Las escuelas tienen que tomar en cuenta cómo los apoyos de conducta podrían ayudar a prevenir las conductas que resultan en estos tipos de disciplinas graves. Si su hijo tiene una discapacidad y lo están expulsando o suspendiendo a largo plazo, puede preguntar si el distrito escolar tomó los pasos debidos para prevenir la mala conducta.

    Si a su hijo lo están suspendiendo o expulsando, examine cuidadosamente el Programa individualizado de educación (Individualized Education Program, o IEP) y sus evaluaciones recientes. El IEP de su hijo debería enumerar metas funcionales y de conducta. Puede incluir otra información que puede ser útil si lo disciplinan a su hijo. Para obtener más información sobre los IEP y cómo pedir uno, lea Cómo solicitar servicios de educación especial para mi hijo.

    Si lo están disciplinando a su hijo, averigüe lo siguiente:

    • ¿El IEP incluía metas de conducta?

    • ¿Se proporcionaron servicios afines (como un trabajo social o consejería) para ayudarle a alcanzar estas metas?

    • ¿Había un Plan de intervención de conducta (Behavioral Intervention Plan, BIP)?

    • ¿El BIP estaba enfocado en apoyos positivos de conducta?

    • ¿Se siguieron el BIP y/o el IEP correctamente?

    • ¿Se revisó el BIP si no parecía estar funcionando?

    Si la respuesta a cualquiera de estas preguntas es “no,” es posible que la escuela no haya cumplido con su deber de prevenir la mala conducta.

    Cuándo son aplicables los derechos

    Los estudiantes que reciben Servicios de educación especial (Special Education Services, SES) tienen un derecho garantizado a recibir a educación pública apropiada y gratuita, tanto en la escuela como si son suspendidos o expulsados. Para obtener más información, lea La educación pública, apropiada y gratuita (FAPE, por su sigla en inglés). Cuando los estudiantes que reciben SES son suspendidos, es importante cuánto tiempo permanecen fuera de la escuela.

    Las suspensiones por menos de 10 días escolares se consideran suspensiones a corto plazo. Todos los estudiantes tienen que recibir un aviso informar de la disciplina y una oportunidad de explicar lo que pasó. Sin embargo, si su hijo está recibiendo SES y lo disciplinan, puede pedir más explicaciones. Puede pedirle al equipo del IEP de su hijo que se reúna con usted para hablar sobre los motivos de la disciplina. El equipo del IEP no tiene que reunirse por las suspensiones a corto plazo.

    Su a su hijo lo suspenden a largo plazo o lo expulsan, puede pedirle al equipo del IEP que realicen una Revisión de determinación de manifestación (Manifestation Determination Review, o MDR). Si un estudiante que está recibiendo SES permanece fuera de la escuela por más de 10 días escolares, el tiempo fuera de la escuela cuenta como un cambio de colocación. Un cambio de colocación desencadena protecciones adicionales. Una MDR y la regla de “no cambiar la colocación” son protecciones fuertes para estudiantes que reciben SES. La regla de no cambiar la colocación le permite a su hijo permanecer en la última colocación acordada por usted y la escuela mientras apela una decisión disciplinaria. Para obtener más información, lea La Revisión de determinación de manifestación.

    Suspensiones seriales

    Las suspensiones se pueden sumar si forman un patrón. Si las suspensiones sumadas son de más de 10 días escolares en un año escolar, se llaman suspensiones seriales. Si su hijo recibe una serie de suspensiones a corto plazo, el tiempo fuera de la escuela podría ser contada como un cambio de colocación. Cuando esto ocurre, se aplican derechos de educación especial.

    Para averiguar si una serie de suspensiones cuenta como un cambio de colocación, se toman en cuenta tres datos:

    • Cuánto tiempo duró cada suspensión

    • El tiempo total que el estudiante estuvo fuera de la escuela

    • Qué tan seguidas fueron las suspensiones

    Por ejemplo, si la escuela suspende a su hijo por tres días en septiembre, cinco días en octubre y tres días en noviembre, es probable que cuente como un cambio de colocación. Sin embargo, si la escuela solo suspende a su hijo por cinco días en noviembre y luego otros seis días en mayo, es probable que esto no cuente como un cambio de colocación.

    La escuela decide si una serie de suspensiones son un cambio de colocación. Sin embargo, puede solicitar por escrito una reunión del equipo del IEP para abordar el tema de las suspensiones de su hijo. También puede solicitar una evaluación en ese momento para ayudar a explicar por qué su hijo está teniendo problemas.

    Suspensiones implícitas

    Cuando un estudiante no se suspende o expulsa formalmente, pero se lo retira de la clase por más de 10 días escolares, esto se conoce como una suspensión implícita. Ejemplos de suspensiones implícitas son suspensiones dentro de la escuela y enviar al estudiante a su casa durante el horario escolar. El derecho de un estudiante a una MDR es aplicable a las suspensiones implícitas. Para obtener más información, lea La Revisión de determinación de manifestación.

    Un estudiante se considera excluido de la escuela siempre que se lo retira de la clase. Sin embargo, una suspensión implícita no siempre es evidente. Por ejemplo, prohibir que su hijo viaje en camión escolar para ir y volver a la escuela lo excluye a su hijo de la escuela. La suspensión del transporte general puede ser una señal de que su hijo necesita transporte especializado como un servicio afín. Si su hijo es suspendido del transporte especializado, la escuela tiene la responsabilidad de encontrar otra manera para que su hijo llegue a la escuela.

    Otro ejemplo es cuando la escuela de su hijo lo llama a usted y le pide que lo venga a buscar debido a problemas de conducta. Por más que la escuela no la llame así, esto podría ser una suspensión. Al igual que las suspensiones seriales, esto podría formar un patrón. Puede pedirle a la escuela que haga una Evaluación funcional de la conducta (Functional Behavior Assessment, o FBA) o reevaluar el Plan de intervención de conducta (Behavior Intervention Plan, o BIP) de su hijo. Una FBA ayuda al personal de la escuela a comprender cómo la conducta problemática le sirve a su hijo. Esto les permite decidir la mejor manera de reducir o detener la conducta problemática. Un BIP está diseñado para ayudar a prevenir los problemas de conducta al examinar lo que los causa. Un BIP debe incluir planes para enseñarle conductas alternativas a un niño.

    Suspensiones indefinidas

    Cuando el administrador de una escuela intenta retirar a un niño de la escuela por un plazo de tiempo desconocido, esto se conoce como una suspensión indefinida. Un ejemplo de una suspensión indefinida sería no permitir que su hijo vuelva a la escuela hasta que vea a un terapeuta.

    Las suspensiones indefinidas son un problema grave. Pueden resultar en que su hijo se permanezca fuera de la escuela por más de 10 días escolares sin procedimientos y protecciones formales. Si su hijo permanece fuera de la escuela por más de 10 días, esto es un cambio de colocación, independientemente de cómo lo llame la escuela. Para proteger los derechos de su hijo, cuente todos los días que permanece fuera de la escuela. Puede solicitar una audiencia de debido proceso o presentar una queja estatal si la escuela no se reúne para para una MDR después del décimo día de suspensión. Para obtener más información, lea Las audiencias de debido proceso y las quejas relacionadas con la educación.

    Derecho a servicios después de la expulsión

    Si una escuela expulsa a un estudiante de educación especial, la escuela tiene que seguir proporcionándole determinados servicios al estudiante. Uno de los servicios que tiene que proporcionar la escuela es una educación pública apropiada y gratuita (free appropriate public education, o FAPE). Para obtener más información, lea Educación pública, apropiada y gratuita (FAPE, por su sigla en inglés).

    Cuando se expulsa a un estudiante, el equipo del IEP tiene que reunirse y decidir cómo el estudiante recibirá una FAPE. Usted puede apelar los servicios posexpulsión del equipo del IEP si usted no los considera adecuados. En este caso, un funcionario de audiencia decidirá cómo proporcionarle servicios adecuados a su hijo.

    La escuela puede elegir dónde un estudiante de educación expulsado debe recibir la FAPE. Sin embargo, la FAPE tiene que hacer 3 cosas:

    • Cumplir las normas de la agencia educativa estatal (incluyendo los horarios y días escolares mínimos)

    • Incluir una educación escolar apropiada (instrucción del plan de estudios general más horas de educación especial)

    • Seguir el IEP diseñado por el equipo del IEP o por un funcionario de audiencia si apela los servicios posexpulsión recomendados por el equipo del IEP.

    El papel de la corte de menores

    Si un estudiante con una discapacidad comete un delito, la escuela puede denunciar el delito a las autoridades adecuadas. Aunque la escuela denuncie un delito cometido por el estudiante, la escuela tiene que seguir proporcionando educación especial y servicios afines al estudiante.

    La escuela tiene que dar copias de los registros del estudiante a las autoridades. La escuela tiene que verificar que toda la información sobre el estudiante y el delito se mantiene confidencial. A menos que la ley requiere otra cosa, las autoridades que reciben los registros del estudiante no pueden darle la información a ninguna otra persona sin el consentimiento por escrito de los padres.

    Antes de que se pueda presentar una petición por delincuencia contra un estudiante con una discapacidad, el estudiante, el padre, y el personal de la escuela tienen que reunirse para encontrar soluciones para los problemas de conducta. Una escuela no puede remitir a ningún estudiante a la corte de menores por faltar a la escuela a menos que haya buscado programas de educación alternativos para suplir las necesidades del estudiante.

    Estudiantes que todavía no están identificados como discapacitados

    Los estudiantes que pueden ser elegibles para recibir educación especial, pero que todavía no han sido identificados como discapacitados, también pueden estar protegidos. Esto es importante para los estudiantes cuyos padres o defensores de derechos hayan solicitado SES pero no los recibieron. Si cree que su hijo necesita SES, use la Entrevista automatizada en línea de carta solicitando una evaluación de educación especial (próximamente). La entrevista le ayudará a preparar una carta pidiéndole a la escuela que evalúe a su hijo para poder recibir servicios de educación especial.

    La escuela tiene la responsabilidad de saber si su hijo tiene una discapacidad si alguna de estas cosas ocurre antes de que su hijo se porte mal:

    • Usted le escribió a alguien con autoridad en el distrito escolar, como por ejemplo un maestro o director de escuela, diciendo que el estudiante necesita educación especial y servicios afines;

    • Usted solicitó una evaluación del estudiante; o

    • El maestro del estudiante u otro miembro del personal expresó inquietudes sobre la conducta del estudiante directamente al director de educación especial u otro supervisor.

    La escuela no tiene la responsabilidad de saber que su hijo tiene una discapacidad si usted no aceptó que se realizaran las evaluaciones. La escuela tampoco tiene la responsabilidad de saber que su hijo tiene una discapacidad si una evaluación determinó que su hijo no es elegible para recibir servicios. Si no está de acuerdo con alguna decisión sobre las necesidades de educación especial de su hijo, puede pedir una audiencia de debido proceso ante el Departamento de educación de Michigan. Para obtener más información, lea Las audiencias de debido proceso y las quejas relacionadas con la educación.

    Puede obtener más información sobre los derechos de los estudiantes con discapacidades en Educación especial: manual para el defensor de derechos de Michigan Protection and Advocacy Service, Inc.